Allende las montañas, allende los mares

En Torrecilla en Cameros se encuentra el Centro de la Emigración Riojana, museo que nació con la idea de rememorar este fenómeno en nuestra región,  concretamente en su punto culminante, entre 1880 y 1936: “En memoria de aquellos más de 25.000 riojanos que tuvieron que dejarlo todo y emigrar al Nuevo Continente”.

Cuando decidimos que la temática de esta edición del Día del XXXII Camero Viejo sería “los indianos”, la visita a este museo nos dio la idea para llevar a cabo esta exposición. EL título y también eslogan de este día: “ALLENDE LAS MONTAÑAS, ALLENDE LOS MARES” simbolizaría también el viaje de los sueños de muchos cameranos que partieron a “hacer las Américas” en busca de un futuro mejor. Atrás dejarían a sus familias, a sus pueblos, al Torrejón, a aquel buitre que volaba alto y que parecía mirar por ellos más allá de las montañas, más allá de los mares…

El extraordinario trabajo publicado sobre este tema, Tener un tío en América. La emigración riojana a ultramar (1880-1936) , de Pedro A. Gurría García y Mercedes Lázaro Ruiz, un estudio riguroso sobre la emigración en La Rioja , y también el libro guía del Centro de la emigración de Torrecilla: El viaje de los sueños. Emigración riojana a América de varios autores, incluidos los anteriores, nos han servido de ayuda para elaborar los textos presentes en la exposición.

En el número especial de ARCES de este año hemos contado con la colaboración especial de Mercedes Lázaro Ruizy su artículo “Ya se van los pastores, ya se van marchando…La movilidad de la población en el Camero Viejo”, que bien podría servir de guía a las exposiciones que tienen lugar en el Ayuntamiento.

En Allende las montañas, allende los mares haremos un recorrido desde el origen y la partida de los emigrantes, pasando por el viaje, su llegada al destino y el regreso a sus pueblos.El origen analiza la realidad del momento en La Rioja marcada por una fuerte crisis social y económica, con los motivos personales y familiares que fundamentaban la decisión de emigrar. Muchos lo harán hacia las zonas urbanas y los más atrevidos decidirán cruzar el Atlántico. La fórmula del requerimiento facilitaba la salida de muchos jóvenes, varones en su mayoría, también de mujeres y que con el tiempo, llegaron a ser familias enteras. Una cocina al estilo camerano recrea el ambiente de la partida.

Cuadro de texto:  El viaje, rumbo al sueño. Conseguir la documentación no era nada fácil y el dinero tampoco. La influencia de las redes de captación (agencias oficiales, agentes privados) y la propaganda de las compañías de navegación en prensa y revistas de La Rioja hicieron su labor, haciendo que ese sueño se sintiera más próximo. El barco será el medio de transporte más popular. Argentina y Chile serán los principales destinos elegidos por los cameranos. El barco recrea el viaje.El destino nos describe las sociedades de acogida, la creación de asociaciones de riojanos, sus trabajos y negocios. Nuestros emigrantes llegan a una sociedad más moderna y avanzada. Era el progreso, sin embargo no todos lograrán adaptarse, pero los que lo consiguen, lograrán sacar adelante con éxito sus negocios. En la exposición lo simbolizamos con el colmado.

El regreso con la aportación de los emigrantes, actuaciones de los denominados “indianos” en sus pueblos de origen. Muchos de ellos siendo conscientes de la miseria que se vivía en sus pueblos, crearon numerosas fundaciones. Cabe destacar, la apertura de escuelas gratuitas, entre ellas las de San Román, Soto, Laguna o Vadillos. La exposición de las antiguas escuelas en los bajos del Ayuntamiento recrea una de estas fundaciones.

Yfinalmente Allende los mares, emigrantes del Camero Viejo entre 1880 y 1936, ubicado en el Soportal del Santo Cristo, nos ofrece el listado de todas las personas que dejaron la sierra en este periodo de tiempo.

En nuestra exposición, los testimonios, documentos y fotografías que van recorriendo las paredes de la sala pertenecen a muchos de nuestros paisanos que emigraron entre los años treinta y sesenta: Pasaportes, documentos de llamada, fotografías, pasajes, relatos, todo acompañado de mucha emoción.

Llegamos al final del recorrido con los vídeos entrañables de unos pocos cameranos,  testimonios de su viaje particular, su llegada, su regreso…

Gran parte de la documentación audiovisual que se muestra en las salas pertenece al Centro de la Emigración Riojana de Torrecilla, préstamo de la Consejería de Hacienda y Administración Pública.  Con el deseo de no omitir a nadie, queremos agradecer a todas las personas, especialmente a todos los familiares de emigrantes e instituciones que han colaborado con tanto cariño; gracias también a las que nos han prestado objetos, enseres y fotografías, han diseñado soportes y decorados, han limpiado y montado. Sin todas ellas, esta exposición no hubiera sido posible. GRACIAS.